Rédes que manejo-

sábado, 12 de julio de 2008

Inmaculada Presencia

Los silencios,
Los descarados silencios,
Entre mi boca,
Tu boca,
Nuestra boca.

El martirio de besarte
El encanto
de respirarte
De fumarte
de beberte.

La inmaculada piel
De tu cuerpo,
De tus manos,
De tus labios,

Es ir y venir
Es ausentarme y presentarme
Es un querer tener todo
Entre mis manos,
Es la querencia de tus encantos

¡Mejor vete!

¡Lárgate!

¡No, no te vayas te necesito aquí!
En mi cuarto con este silencio,
Nos morimos amor,
Me muero por tenerte,
Dime en silencio,
Lo que necesitas de mi:

- tu boca
- te la regalo
- tu vida
- es tuya desde el primer momento que cruzo tus ojos con los míos
- tus palabras
- cada una es tuya, tu le pones tinta, con tu boca
- tus manos
- te los di con todo este cuerpo.

Pero Hay un modo en que me puedes hacer completamente feliz, amor mío: muérete.

“Es cadáver, es polvo, es sombra, es nada
Es lo que llaman en el mundo ausencia,
Fuego en el alma y en la vida infierno;
Eres tu, solamente tu, ante mi y la nada”.


Fotografia: "Consuelo" al carboncillo, por Dídac

3 comentarios:

Karina dijo...

:O !!!

Clara influencia de Sabines, ¡me encantó, Didac!

Y me vino un flashback.


Un abrazo

Erranteazul dijo...

Sí, la muerte,

un bálsamo

para los amantes.

(Si Sabines viviera...ayyy...)

Violett dijo...

lo siento, no pude leer tus letras porque no podia concentrarme.. y es que ese cuadro me atrapó entre que me reflejaba y me dolía .. no se porque..

Entradas populares