viernes, 2 de mayo de 2014

SINESTETA (Proyecto Audio-Visual)



·     LA PERCEPCIÓN :
SINESTESIA.

Si las puertas de la percepción
se purificaran todo se le aparecería al hombre como es; infinito
Wiliam Blake



La percepción es el conocimiento directo, no conceptual, de los objetos físicos mediante el cual el individuo selecciona, organiza e interpreta los estímulos para formarse una imagen significativa y coherente del mundo. Cuando percibimos establecemos una relación intencional que podemos evaluar la realidad, en la que nos encontramos, como verdadera o falsa. Podemos decir, entonces, que percibir implica interpretar la realidad en la que nos encontramos, pero ¿Cuál de todas estas “verdades” es la correcta?. Aldous Huxley asume que el cerebro humano filtra la realidad para no dejar pasar todas las impresiones e imágenes, las cuales serían imposibles de procesar. De acuerdo con esta visión, las drogas pueden reducir este filtro, o abrir estas puertas de la percepción, como él lo expresa metafóricamente.

Para verificar esta teoría, Huxley toma mescalina y escribe sus pensamientos y sentimientos. Lo que nota es que los objetos cotidianos pierden su funcionalidad y de repente existen "como tales". Espacio y tiempo se vuelven irrelevantes y la percepción parece hacerse mayor, sobrecogedora y a veces hasta ofensiva porque el individuo es incapaz de hacer frente a la enorme cantidad de impresiones. ¿Cómo puede el cuerdo llegar a saber lo que realmente se siente cuando se está loco?

La Sinestesia es una facultad que consiste en mezclar sensaciones de órganos distintos (audición, visión, gusto, olfato, tacto) o mezclar dichas sensaciones con sentimientos (tristeza, alegría, etc...) La persona sinestésica tiene la capacidad de escuchar un color o de observar la música, por ejemplo. La causa de esta particularidad radica en el establecimiento de una correspondencia entre los diversos sonidos y las tonalidades de color.
Las sensaciones, los sentimientos, las intuiciones, imaginaciones y fantasías son siempre cosas privadas y, salvo por medio de símbolos y de segunda mano, incomunicables. Podemos formar un fondo común de información sobre experiencia, pero no de las experiencias mismas. De la familia de la nación, cada grupo humano es una sociedad de universos islas.

¿Cuál de todas estas nociones es nuestra verdad absoluta, nuestro universo, el color que se asoma a la nota sincera?, ¿Puede mi mundo ser visto por aquél que no padece de mi percepción?. La experiencia como tal, es esa PUERTA que abre a la práctica empírica aunada con el arte a concebir los mundos e islas que contiene cada ser.





viernes, 14 de marzo de 2014

Carta a Frida Kahlo.




Estimada Magdalena Carmen Frida Kahlo Calderón:
           

 El motivo de esta carta es para comentarle algunos asuntos que me intrigan sobre su vida, el primero y  muy comentado,  ¿qué le vio al panzón de Rivera? No dudo que el hombre fuera inteligente y tuviera un carisma. Bueno, un pintor no tiene carisma, siempre son sangrones y anteponen sus egos sobre todas las cosas ¿Por qué le aguanto tantas chingaderas? Meterse con su hermana, ¡qué poca madre tiene el Rivera! Y su hermana también. Fué cabrona cuando le regreso la moneda al Rivera metiéndose con uno de sus ídolos, el Trosky.  Tenía como un gusto exótico con la gente, pero ¿Qué le vio? Lo único que puedo observar en esta relación, es aquél flujo creativo que experimento, y que Rivera le corregía sus cuadros, porque no se haga, que bien que se los terminaba. Como en el “Autorretrato con Collar de Espinas”, se ve claramente la mano de Rivera esos colores atenuados en sienas. Usted ni sabia calentar el color, ni mezclar la atmosfera, no estoy dudando de su talento, pero uno ya se sabe las mañas. ¿Por qué se dejaba el bigote? O más bien  ¿No conocía el rastrillo? Que maña tenía por dejarse los pelos; aunque eso le hacía tener una belleza rara, un estilo propio.  Usted Sra. Kahlo era digna de estar en un aparador de  museo, y hasta podría autonombrarse  transexual,  como a la primera esposa de Rivera, Lupe Marín,  le dijeron que parecía hombre y ella contesto  ¡Soy más hombre que tú, y más mujer que tu chingada madre! Que risa con la señora,  porque vaya a usted a creer, que en estos tiempos la consideran  con una cosa llamada “Cuir” ( Queer). Nomás porque era de ojo alegre y no discriminaba a ningún ser de su sexo, bien que se andaba echando a la Vargas y a tanta vieja que se le atravesaba.  ¡Ay! Sra. Kahlo, que vida la suya, con tanto drama y tanto alcohol. Como no iba estar todo el día tirada en la cama padeciendo enfermedades ¡no la friegue! pero debo de admitir, que ha sido lo mujer que tanto he estudiado, aunque ya se ha vuelto un cliché rebuscado.Debo conversarle que tengo una de sus imágenes en mi playera, lo sé, soy víctima del consumismo. El socialismo no fue para México.  No me miente la madre, soy pobre y no tengo dinero para comprarme uno de sus cuadros, usted habría hecho lo mismo que yo. Ya no hay artistas que salen a luchar por los derechos del trabajador y defender la cultura en México. Ya no hay pintores como usted que mantenían las tradiciones. Ya no hay nada de eso Sra. Kahlo, solo queda el rezago. Mirar uno de sus cuadros y suspirar la nostalgia de su pasado. 


Siempre suyo.
Didídac Muciño.

martes, 4 de marzo de 2014

Crónica I.





Suena el despertador a las 7:30 de la mañana,  con  pesadez me  despierto media hora después  , suelo esperar a mi hermano a dos cuadras de mi casa para que me de un “Ride”  al metro Chapultepec, a estas horas de la mañana el tráfico esta insoportable, y no falta el despistado o aun con sueño que suele tener un accidente,  el morbo de ver la desgracia de otros  hace más lento el transito,  llegando a  Chapultepec  camino hacia ese vagón donde se han formado leyendas y mitos sexuales del argot popular gay, o más conocido como “puti-vagón” y sí,  claramente  entras al vagón  y  no existe el pudor,  ni la moral, solo los deseos carnales de desconocidos, o conocidos después de las 9 de la noche.  Voy al zócalo a la Academia de San Carlos y mi camino siempre ha sido muy descontinuó, me podría bajar en pino suárez trasbordar a cuatro caminos, bajar en zócalo y solo caminar unas cuadras para llegar a la academia, pero me gusta caminar, deambular por las calles del centro,  tengo una habilidad enorme de perderme entre  ellas, soy distraído jamás pongo atención a las cosas, pero lo que he aprendido  estos años que todas las calles llevan al zócalo, todas desembocan en ese núcleo caótico. La primera vez que llegue a la academia andaba exactamente atrás de ella, en la calle de José Maria, caminando como loco, mi timidez o mi dislexia no me permite preguntarle a alguien, entre Emilio Zapata y Jose maria se encuentra una escultura de la Santa Muerte, siempre la visten de colores chillantes, de satín brilloso del corriente, llena de pulseras,  ya no tienen aspecto de imagen  de devoción si no de perchero viejo,  ha de ser buena para los milagros,  me acerqué para pedirle que me guiara a la chingada escuela, y si tarugamente estaba detrás de ella.  Hoy decido bajarme en Isabela católica,  y caminar por la misma calle,  a esa hora de la mañana ya hay gente deambulando, aun no abren los locales, todavía no se despierta el centro, la gente camina como si aun anduvieran en sus sueños, a veces siento que transitan con los ojos cerrados, como animales de pueblo que ya se saben su camino. El centro es frio a esa hora, es silencioso  la gente transita del lado que da el sol  como si fueran girasoles buscando el calor, mas tarde es todo lo contrario, llego a Francisco I. Madero ese gran corredor es  como una gran pasarela, todos caminan de extremo a extremo, presumiendo sus identidades, no importa si eres hetero, gay, bisexual, pansenxual o todas las letras del abecedario,  ahí solo eres otro bulto más,  es el claro ejemplo que nuestra identidad cultural, es un enorme collage de etnias.  Detrás de Palacio Nacional   se asuma el alba que se va quemando en ocres y carmines con unas estelas rosas para que después ese azul taflo se  asome y limpie el cielo de las nubes,  llegando a la calle de Moneda el organillero toca las mañanitas, algún día si paso en mi cumpleaños le daré una propina y en pasamiento le mentaré la madre por recordarme que cada vez estoy mas viejo. La calle de Moneda se a convertido en otro tianguis ambulante después de que Mancera los quitara a todos de Corregidora,  siempre he tenido esa imagen desde niño,  un mar de gente, una selva de asfalto que el único temor que hay, es ver quien es mas animal deambulando,  pero a pesar que siempre ha sido caótica, entre su mismo caos hay un orden,  los ambulantes  escuchan los chiflidos  agarran sus costales y corren quien sabe a donde pero corren sin importar tirar a la gente, es curioso como desafían a los policías, así sobreviven huyendo de ellos. Llegando a la Academia siempre me da esa sensación como si tuviera un cristal anti ruidos,  entras y no escuchas nada de lo que pasa allá fuera,  las calles como el mismo sitio están cargadas de historia que pesa, antes fue un hospital psiquiátrico, y como en todos lados siempre hay sus leyendas , la señora de limpieza me comento que un día en los baños le tocaron la puerta,  con una voz de asombro me dice,  -  ¡pero joven no había nadie, estoy segura que no!, yo por eso antes de la 9:30 de la noche ya estoy saliendo de la escuela, no vaya hacer que me toquen, vete tu a saber que.

martes, 18 de febrero de 2014

Circulo Avizor (Proyecto fotógrafico)



...en salvaje ansia de la presa
Caza sobre piedra y roca, sobre inaccesibles escollos,
Allí, donde el camino es difícil, allí donde ninguno, la jauría
Y él huye por el terreno en el que tan a menudo ha perseguido.

Ovidio,  Metamorfosis.

Circulo Avizor.


El Jaguar  acecha su presa observando cautelosamente,  mimetizado con la naturaleza, reduce su respiración, espera a que su presa  tenga un movimiento débil y pueda atacar por su fiera hambre de sobrevivir. Un Francotirador caza a su enemigo camuflajeado,  tira una o  dos balas a quema ropa  sin antes enviar una luz roja para asegurar la muerte y se va sin ser visto. El Acto de fotografiar se asimila a la de un cazador, a diferencia del jaguar que caza por necesidad y del francotirador que “caza” por obligación, el fotógrafo acecha un fragmento del tiempo-espacio para asegurar una permanencia  en la memoria colectiva ¿pues  qué otra cosa  debería decirse sobre un  fotógrafo  si no que El cazador es su correspondencia arcaica?.

El acto de mirar de un pintor, no es de un cazador que acecha su presa, es la de avizorar un fragmento dentro del interés visual del entorno. La cámara del fotógrafo y el fusil del francotirador emiten una luz roja para asegurar el disparo a su objetivo, el pintor tiene un circulo avizor que no es otra cosa mas que el interés de su mirada en el deseo de capturar la realidad,  al final el disparo no es la  materia plástica que emite su pincel, es la mirada, ese circulo avizor que desfragmenta aquel momento de la presa, aunque a veces el objetivo  sea asi mismo.  El disparo de cualquier actividad, se encuentra la muerte impredecible de aquello que fue y en la bala carga un fragmento de lo insólito que será.















miércoles, 12 de febrero de 2014

LA Santera




" La Santera" surge de los ejercicios de la materia "Nuevos Medios", y consiste en re-interpretar una obra propia a una pieza sonorá. la obra que escogí fué "memento morí", y este es el resultado:







La santera from Dídac Muciño on Vimeo.

miércoles, 5 de febrero de 2014

“Hay un modo en que me hagas completamente feliz, amor mío: muérete y ya”.




Podemos suicidarnos hoy,
En una vereda saltando juntos
Con la mirada perdida en un mar acuoso,
Muriendo voy entre tus brazos
Una pausa, un tiempo, cuando los dos
Sumergidos en la noche evocamos
Las caricias en mi labios
Muriendo, vamos,  inciertos.

Podría tardar 100 años y volver estar
Entre tu boca  para sentir de nuevo que muero,
La vacuidad que llena mis ojos cuando los
Cierro con tus besos,
Recuerdo, un silencio, te sueño.

Moriríamos en un instante
Porque ahogue mi boca en tu pecho
 tus labios  ahogaron mi silencio
Los dos juntos, re-encarnamos
Morimos, nos amamos, re- nacemos.



Fotografía: Autor: Dídac Muciño.
Título: Las pasiones (Des)carnadas
Técnica: Mixta (óleo y encuasto) Sobre tela
medida: 80 x 120 cm
año: 2013
 

Entradas populares