Rédes que manejo-

viernes, 28 de noviembre de 2008

Los atardeceres



El atardecer llego sin darme cuenta,

Calidos rayos rojos carmesí,

Me ciegan la vista, me alborotan el corazón

¡Qué manera tan hermosa de ver una metamorfosis pura!

El día y la Noche,

La yuxtaposición del espacio

El infinito de colores

Y el vació lleno de nostalgias

Sin darme cuenta llego mi atardecer,

deshojo los pétalos del rosal marchito de mis venas,

al mirar a lo lejos sin saber

a donde esta el horizonte que se difumina en tus ojos,

las montañas que pierden el contorno en tu abdomen

pierdo a la luna en el pestañeo de mis sueños,

mis sueños se pierden en el pestañeo de la luna,

¿Cuándo llegaste lisonjero atardecer?

Que los árboles pierden sus follaje

Como pierdo la vida en los años

El arte es tan largo y el tiempo demasiado corto.


El frió me quema cada vena de mi disuelta vida,

Quisiera saber si estoy muerto o ando

como ente que vuela al cielo

por que he reconocido cada color rojizo de este atardecer,

Me levanto con el pie cojo

por que esta línea horizontal sufrida

la traigo clavada en la espina vertical,

Como cimiento a punto de derrumbarse,

Y no me deja soñar.

El helado viento se cuela entre los ojos

que nunca se llenaron,

entre los insultos de mis hoyos

que jamás he remediado,

quisiera estar ciego

por que la naturaleza duele verla

sin ti.

Hoy llego el atardecer sin darme cuenta,

Se fue contigo

Se fue conmigo

Se fue

Se fue


No hay más vida, no hay

No hay más lluvias, no hay

No hay más brisa, no hay

No hay más risa, no hay

No hay más llanto, no hay

No hay más miedo, no hay

No hay más canto, no hay

¡Llévame, donde estés, llévame!

Cuando alguien se va ,

El que se queda, sufre más

No hay más cielo, no hay

No hay más viento, no hay

No hay más hielo, no hay

No hay más fuego, no hay

No hay más vida, no hay

No hay más rabia, no hay

No hay más sueño, no hay

¡Llévame, donde estés, llévame!






Se cae la noche como los pájaros duermen en su nido

como este hueco torcido se llena

del ocaso marchito

como las flores cierran su capullo

castigando al hombre por no ver su lacerante camino.

Así

Caigo en esta penumbra oscuridad

allá

solo es el helado frió de tus brazos

Aquí

Se termina el atardecer sin darme cuenta

¿Cuándo llegaste lisonjero

Que no te vi partir?



Fotografías: "Desde la azotea" por Dídac ( ese horizonte que ven en cada

foto, es el mimos que he visto durante mucho tiempo

desde la azotea de mi casa)

7 comentarios:

Lorena Ceballos dijo...

Perdón, pero primera vez que entiendo lo que escribes...

muy lindo atardecer...

me encanta cuadno el cielo se vuelve rosa y lila...

inBLACK dijo...

no es bonito,
es...
doloroso

si ,doloroso


oye
gracias por visitar tanz mit mir xD
me das la seguridad de que al menos tanz mit mir no es un grito sordo.

nos vemos

Erranteazul dijo...

Por qué tan extrañamanete lejano?
por qué tan lleno de lágrimas?
por qué si son hermosos, en ti suenan tan...

Dídac, Dídac...existen atardeceres aún más intensos. No son visibles a los ojos. Lo stán para el corazón.

Abrazo...

Antonio dijo...

Atardeceres, momentos tan eternos y tan fugaces al mismo tiempo. Donde muere el día, resistiendose a morir, desangrandose en el horizonte y nace la noche, con su letargo altanero, cubriendolo todo con un manto oscuro y tan lleno de vida en la ilusión de las estrellas.

Muy buen escrito, gracias por compartirlo.

Saludos!!!

Sasy dijo...

definitivamente el que se queda sufre mas, y con ello se acaba todo, o al menos eso creemos, creo ns gusta el drama, y el hacerle de victima, creo es mas facil sobrellevar eldolor asi..

que hermosos atardeceres... cuando el dia acaba... y con ello todo lo que traigamos en el alma...

Didac... dime en cuanto vendes el cuadro de tu post anterior?
saludos

Miranda dijo...

Me encantó tu blog, adictivo.
Espero que pases a conocer el mío.
Besos.

Diego dijo...

No hay nada como un atardecer de la mano de alguién... y una chela en la otra mano :D

Entradas populares