Rédes que manejo-

martes, 9 de diciembre de 2008

Los niños


Dicen los niños jugando en aquella tarde,

Donde el sol difumina a toda cara mal estética de la impersonal vida,

- Somos pinceles que dibujamos nuestra propia vida, que se transforma a cada instante.

- ¡somos niños! gritan todas;

Todas las caras arrugadas de pasado

Ceñidas de olvidados,

Maltratadas de destinos,

- ¡ja ja ja, somos niños!, ríen los que maltratan su belleza

por el elixir de la vida, los que mueren por la arruga en la pestaña,

por la cifra que sube cada día,

- ¡va, somos niños! Dicen los impávidos seres,

los que perdieron a su niño

en el estornudo de la existencia;

mientras tanto, los niños corren en el paisaje de los sueños,

lo diluyen en la bucólica quimera

saltan la tabla de la vida

con una sonrisa luminosa

juegan con su oso imaginario de pedazos resecos de letargos

se carcajean de los absurdo, de lo sin sentido

se preocupan solamente de sus diluvios de la mente

y cuando llega el adulto a perturbarlos,

lo envuelven en la rueda de la mar y a coro le dicen

- Si no eres tú, ¿Quién? Si no es aquí, ¿Dónde? Si no es ahora,¿Cuándo?

Y el adulto se dispersa en su propia infancia.

Rasguñemos nuestro silencio,

hagamos el pincel que dibuja

la vida un anacrónico boceto.

Mantengamos la infancia en luces de luciérnagas

Los niños nos maltratan con sus risas

Nos laceran con su felicidad

Aman sin ninguna razón,

Por que saben que su vida es simplemente jugar;

Se divierten con el más mínimo polvo que se encuentran

con el personaje imaginario que se inventan

el mundo grita - ¡somos niños! Aunque lo esconden

en la condolencia de la vida,

en la falsa risa,

juguemos a ser niños

o

juguemos a morirnos.


5 comentarios:

Vanto y Vanchi dijo...

Hola!!!

Hay un evento este jueves en el Carrillo Gil que me parece interesante...pensé que podemos ir allí y chismear.

Por cierto, esta semana te recomiendo te metas a la página electrónica de Milenio, vayas al suplemento cultural Laberinto y leas lo que Avelina Lésper tiene que decir acerca del performance y en general de los dadaístas del arte contemporáneo.

Pero si eres muy susceptible, mejor no lo leas, jajaja.

Te llamo más tarde.

Antonio dijo...

Que sencilla sería la vida si conservaramos la inocencia y no pervirtieramos poco a poco la humildad de corazón que tiene un pequeño. Ver la vida tan colorida sin bajar la vista de cuando en cuando y cambiar los colores por un triste gris con pocos matices.

Muy acertado tu post.

Saludos!!!

Pinche Vieja dijo...

Yo quiero juegar a ser niña!!!!!

a morirme no, orita no :)

Saludos y trompazos!

Diego dijo...

Dicen mis vecinitos, cuando están jugando allí en el patio:

- ¡Somos niños!

Y los muy %&/%&/%& se ponen a berrear!! :@

Saludos desde aquí hasta allá tocayo, y que tenga una excelente tarde!

Héctor dijo...

Yo no quisiera pero me dicen la palabra "niños" y pienso en Carrusel... necesito terapia... urge

Saludos!!!
Amigo, amigo, amigo...

Entradas populares