Rédes que manejo-

viernes, 22 de mayo de 2009

Requiescat in pace


A la memoria de mi abuelo.


En vida nunca cruce palabra contigo,

Sabias mi nombre, nunca te lo dijo,

Sabias mis colores, los oliste,

Y cruzábamos miradas, y me hablabas, con

Palabras silenciosas yo las escuchaba.



Hay veces que pretendemos ser eternos, inmortales, infinitos.. pero ¡oh realidad!, no es que lo pretendamos, es que ¡no podemos!, estamos encarcelados a lo material, a la carne que se descompone, que se hace ceniza, que se esfuma, se pierde en el olvido, sombra, nada. Somos finitos, mortales, humanos, carne, te aferras tanto a esa eternidad, que rechazas tu propia naturaleza ¿Por qué?, ¿Por qué lloras como si te estuvieras desgarrándote por dentro, sucumbes todos los sonidos, y callas a todos las ferias con tu grito?, ¿crees que con tu llanto volverás a la vida a tu finito?, ¿Por qué no lo aceptas?, ¿Por qué te aferras?.

Si la muerte fuera tan simple como la alegría de nacer. Deberían de estar alegres, ¡Basta! Con esa ideología de la muerte, es dolor, es sufrimiento, es llanto… ¿y como sabes que después de ella todo es sufrimiento?, no afirmes con el llanto, algo que no sabes. No te duele la muerte, te duele la ausencia, pero tuviste demasiado tiempo para decirle lo tanto que querías al finito, ahora no hagas drama y ¡cállate!


Ahora, estas enclaustrado

“esta costumbre tan salvaje”

de encerrar a los muertos,

de inmovilizarlos,

de privarlos de su espacio.

Te evaporas mi viejo, te evaporas

Y te escondes detrás del viento,

te despojas de tu cuerpo,

te haces humo, te evaporas en llanto,

y yo en mano un clavel blanco,

reflejo tu cara en las gotas de lagrimas

de tus hijos,

¿será tu despedida?

O me estas diciendo,

¿vive y no mueras?

Desde que tu voz, por el llanto desapareció,

Tengo tantas ganas de susurrarte

Ambulante sepultura,

Amante de la muerte

Que reposa en madera contrita

Me he de despedirte,

Mi viejo te evaporas,

Tu imagen he de conservarte


Como claridad autentica de ángel.

¿Qué es morir?

--Morir es
alzar el vuelo
sin alas
sin ojos
y sin cuerpo.

(Elías Nandino)


4 comentarios:

Diego dijo...

Oh, la muerte, el único destino cierto. Creo que el único consejo que nos podrían dar los muertos es vivir lo más que se pueda, este es nuestro único chance.

Desde aquí un abrazo de pésame, y sigamos viviendo.

Mayte dijo...

Tus palabras siempre llegan a un punto hermoso...y si lo ha inspirado la memoria de tu Abuelo, entonces sigue ahí contigo, cerquita, aún en el dolor...te ha dejado sentimientos bellos dentros.

Un abrazo silencioso.
Bikiños...

libelle dijo...

Aun recuerdo el escrito del año pasado... el recuerdo y las vivencias siguen siendo hermosas...

besos muy cashetones!!!
No me presiones con los oleos... apenas tengo un año sin pintar!!! Jajajaja!!

Frederic Betancourt. dijo...

Se llama Paris, es de mi mejor amiga.
:D

Entradas populares