Rédes que manejo-

viernes, 29 de enero de 2010

Hiper-Narcisismo.


Últimamente mi proceso de creación se a enfocado en una personaje que casi yo no conozco y sobre todo en una criatura con tanta cosa que mostrar al mundo, desde sus formas antropológicas, hasta las metafóricas, me refiero a “mi”, una etapa que he considerado como “hiper-narcisismo”, donde todo lo que hago soy yo en primer plano, no busco formas de otras especias, si no, las propias, las delgadas y anchas, es mi cuerpo el propio catalogo de las líneas, de la imagen, de todo, donde me aviento a mi propio acantilado y donde muero en mis propios miedos, y revivo en mi propio paisaje, solo yo, el que domina el misterio del espacio-lienzo, donde me pierdo en los azares de mi propio mundo, donde lo que busco es una pregunta, jamás formulada, y nunca respondida.


Solo yo el que sabe manejar este laberinto existencialista, el que se viste de feminismo y se tapa el gesto con mascaras anomalísticas y pretender ser otro, o quizás ser él mismo, él que se colapsa con bermellón y azul Prusia, él que llora con rojo Atl, el que mira el horizonte del infinito ocaso que jamás termina, él que busca su piel y se vuelve en ruinas, solo yo, él chorro de trementina derramada en un bulto de oleos, y solo yo, él que pretende conocerse a si

mismo.



Autorretratos Psíquicos.


El autorretrato se considera uno de los ejercicio mas profundos de un artista, porque determina verse al espejo y plasmar lo que ve hasta tal punto que la expresión que tenga en ese momento se traduzca en el dibujo o la pintura que aborda. Por mi parte yo no hago eso, y no implica que no me reconozca, pero ¿como saberse de si mismo, si en el fondo no me conozco?, por otra parte mis retratos están compuestos de dos objetos, los intangibles sensibles, y los tangibles reconocibles, que forman un conjunto de la esencia del hombre, de lo que lo rodea, y de lo que es, y jamás expreso la cara que veo si no lo que siento de él a esos los llamo “Retratos Sensibles”, o “retratos abstractos” (imagen 1) y no en sentido academista de “abstracción”, si no, en la esencia, exprimir al hombre y lo que resulta de esta “acción” hacer el “retrato”.






Mis autorretratos que hasta hoy, he trabajado en tres, representan otro sentido de verme. En mi cuadro “Autorretrato a los 17 años del 2004 (imagen 2)”, me presento como la silueta de mi cuerpo, me mutilo, los ojos, la boca, la nariz, y solo queda una simple silueta de mi “forma”, yo así me sentía y así me veía. En mi segundo autorretrato “Autorretrato a los 19 años del 2007(imagen 3)” aparecen las partes que conforman mi cara, pero con una mentira en los ojos; ojos verdes lagrimosos, no tengo ojos verdes, pero sin embargo siento que los tengo con esta enfermedad “la disestencia”, autorretrato que conforma una tristeza en tres colores el negro, rojo y azul.











Mi último autorretrato que he lla

mado “autorretrato a los 22 años; mi cuerpo, mis ojos. La enfermedad del 2010”, conforma lo que he llama

do “Autorretratos psíquicos”, porque no es la forma de verme al espejo, si no, la forma de cómo yo me s

iento con el mismo. Este ultimo autorretrato me colapsó en una barriga inmensa, y en unos ojos que explotan con miles de colores, por una parte expresa mi enfermedad de la “disestencia” y por otra, como lo que me rodea hace trasmutar la imagen, y sentirme “obeso, o gordo”, mis alrededores, mi familia que esta pasando por una etapa de consolidar su salud, es decir pasan de ser obesos, a ser “saludables”, y como los medios de comunicación me flagelan en cada instante, en la televisión con su comerciales que anuncia productos milagrosos que en minutos desaparecen la grasa del cuerpo, o las revistas que a

nuncian a una “ex anoréxica” en primera plana mostrando un cuerpo digno de portada… solo estos sucesos me hacen reafirmar que el artista como la persona son el resultado de la época donde vive.











Fotografías. Cuadros de Dídac.

4 comentarios:

Areko Martiánez dijo...

Después de una ausencia prolongada y agetreada, me encuentro con esta agradable sorpresa.
Me gusta comno te ves, aunque a veces eres demaciado estricto contigo, y me alegra mas no ser el único que te toma como modelo.
besos cariñosos

Dídac LeDídac dijo...

Areko; me alegra que regreses!... bueno de lo estricto, es natural es la unica forma de imponerme ante mis propias barreras!. abrazooo! :)

Usuario dijo...

Uno mismo es el peor crítico. Yo creo que me veo en el espejo feliz... pero en lo que es la vida real, prefiero desaparecer. jaja, lo que es de cada uno. ¡Saludos!

Dídac LeDídac dijo...

Usuario; es cierto uno mismo, es el peor critico, y cuantos "problemas" nos causa el espejo, debe de morir! jaja. Saludos! :)

Entradas populares