Rédes que manejo-

domingo, 16 de mayo de 2010

Nostalgía infantil


Ayer escuchando como un compañero se quejaba de la infancia, donde no soportaba la escuela y mucho menos sus compañeros. Se me vino a la mente aquellos días cuando éramos niños, yo no tengo recuerdos de la primaria, fue tan vaga que el único recuerdo que vaga entre mi mente es aquel cuando conteste la pregunta de la maestra ¿Cuál es la sustancia que todo animal vivo tiene y que por esencia lo define? Yo conteste ingenuamente El alma. Tengo muchísimos recuerdos contigo, solo recuerdo que ansiaba llegar a la casa, para salir a jugar, ¿recuerdas como nos divertíamos tratando de hacer perfumes, con pétalos de rosa y suavitel? Que olía más a jabón que otra cosa, o cuando nos acostábamos en la banqueta y mirábamos las nubes y nos congestionamos con tantos animales que veíamos formar, que reíamos como locos, porque solo era una bola de gas, o cuando jugamos a ser power rager con el palo de escoba, y formábamos escenas tan surrealistas que solo los niños entienden, eran horas de risa loca, o esas típico juego a las escondidas que nuestro lugar era detrás de una puerta en un cuarto que nadie se atrevía entrar por viejo y sucio, y nosotros valientes como cualquier niño entrábamos, o los pobres insectos que atrapábamos y jugamos a ser biólogos, y al día siguiente menuda alergia en los brazos, y recuerdo muchísimo más, jamás pensaba en la escuela, no tengo ni siquiera la memoria de la escuela, no tengo nada, solo recuerdos de infantes que jurábamos siempre estar juntos, que no éramos amigos, sino hermanos, cuando enfermos sabíamos que uno o el otro, entraba con dulces y escondidas reíamos por nuestra travesuras, solo era juego, solo era eso, dos niños que vivían en su mundo, y no les importaba en los mas mínimo lo que sucedía en aquel tiempo, en aquel mundo, en aquellas circunstancias, ¿me perdí de algo? No lo se, hasta que un día, tu creciste, crecimos y todo estaba cambiando… el día más triste de mi vida fue cuando te di el ultimo abrazo porque tu tenias que seguir tu vida y yo continuar la mía, aquel día comprendí que sin importar las distancias, tu seguías a mi lado, y yo me iba contigo en aquel abrazo tierno, aquella tarde lloro el día, y aquella tarde gris termino mi infancia, para continuar la vida.



Fotografía; Dibujo de Areko, lápiz sobre papel.


4 comentarios:

Muegano. dijo...

Nostalgias... Dídac, con mucho gusto, y sobre todo muchas gracias, te ayudo, tú díme cómo le hacemos... puedes agregarme a msn en muegano32@hotmail.com o a fb como Gerardo Elegantly Brilliant ;)

Areko dijo...

No, no te perdiste de algo ni nada, viviste lo que tenías que vivir de la infancia, lo que era necesario para vivir hoy que se, sigues disfrutando de las formas de las nubes como lo disfruto yo, que sacas imágenes hasta de la mugre en el piso de cualquier mercado y das vida al colorque sin tus manos e inspiración sería gris y no tendría forma.
Besos con la añoranza de mi propia infancia.

Mayte dijo...

La infancia es como esa muñeca rota que se quedo en algún estante olvidado, nos trae buenos y malos recuerdos, alegrías, risas y lágrimas y tu las desgranas todos mi querido niño...viviste como dice Areko lo que te permitió ser quien eres hoy. ;)

Un abrazo y biko como no!

diegoehg dijo...

Ese tiempo tan lejano parece que fue un sueño. Me quejo de algunas cosas, pero no de todas: en general, tuve una infancia feliz. Que bonito es recordar, gracias por hacerlo posible con este post.

Entradas populares