Rédes que manejo-

jueves, 6 de octubre de 2011

Debo dejar de pintarte.


Dos pinceladas bastaban para terminar mi segunda capa de óxidos en sienas. Tus ojos emperlados de repente pestañaron como si estuvieras despertando de un letargo amargo, miras al horizonte, indiferente como si no hubiera nada a tus alrededores, así me pincel deposita una carga de pintura de cadmio en tus mejillas, brotan de tus ojos un brillo coqueto como si estuvieras hablando con un regordete querube de Botticelli, moldeo tus labios con un poco de magenta con mi pincel de martha numero 2, abres tu boca con un enojo como si te quisiera cortar la yugular con mi pincel plano, abres tan grande que casi llegas a comerte al universo y solo tomas aire para recitarme a Volpi como si Borges te hubiera descrito. Y todo comienza en una sola línea emperlada en un deseo gélido entintada en tus labios pérfidos.

Debo dejar de pintarte

Por un rato.

Fotografía; detalle del cuadro Autorretrato psíquico a los 17 años de Dídac

3 comentarios:

Areko dijo...

No se que me gusta mas si el cuadro o la prosa, creo que todo porque eeres tú.

Mayte dijo...

Hay personas que se comen el universo con una mirada, con una sola bocanada y luego la escupen terrible sobre el otro, en lienzo, en palabras, en vida.

Besotes.

Hada Flores dijo...

¡Que hermoso cuadro!
¡Que hermoso recuerdo!
¡Que hermoso poema!

¡Que triste melancolia!
Un abrazo.

Entradas populares