Rédes que manejo-

martes, 18 de mayo de 2010

NO LLUEVE, LLORA.

No llueve, llora

Las nubes que miran girasoles

A los girasoles que miran estrellas

Y las estrellas que suspiran estelas

No llueve, llora

Las manos tristes del anciano que cuido toda su vida

Hijos bastardos que recoge la ninfa tuerta

manos que construyen castillos

Manos que devoran humanos

Manos que destruyen ciudades,

Manos que se devoran así mismo

Y no llueve, llora

La fuente de sangre de los nini

Del estado políticamente correcto

Sangre que derrama sangre en los ojos de la plebe

Sangre que mancha en rojo

La sabana de aquella virgen que dejo el labial en la cama

Sangre que devora inocentes en estas tierras de nadie

Sangre que muere en sangre

Que muere en ceniza

Que muere en tierra

Que muere en árbol

Que muere en sombra

Y en sombra de la tarde que desvanece

Del humo contrito aquel anciano, veneno

No llueve, llora

La boca de aquel niño perdido

Que espera a la madre abandonada

Abandonada enl a parada “sin camino”

Niño que pinta con colores los prados

De aquellos edificios, que violaron sus ojos

El paisaje de aquel ocaso tranquilo

Niño que vomita Prusia en los ojos del Índigo ciego

Niño que vomita carmines en la boca de la puta tuerta

Nino que vomita ocres en las manos leprosas del vagabundo

Niño que vomita

Vomita

Vomita

Vomita

Sus destinos en los pies del Supremo

Niño que despierta y mira, su desecho

Y grita ante el paisaje impresionista

De todo el vomito de su vida

Y

¡TE DIGO QUE NO LLUEVE,

LLORA!

El cielo decepcionado

De este mundo fallido.


Fotografía; "lluvia detras de uan ventana" por Jorge Podestá

3 comentarios:

Areko dijo...

Cuántas cosas que me vienen a la mente al leer tus palabras cuántos lloros recuerdo que anegan mi alma, a veces triste, a veces alegre y estupefacto me quedo al no encontrar las palabras que quiero y al pensarlas vuelan lejandas y me quedo igual, deseándo tenerlas para decirte cuántas cosas me vienen a la mente al leer tu poema.


Tuyo Areko

Mayte dijo...

Mi abuelo decía que cuando llovía los ángeles lloraban sus penas...será que son muchas por éste mundo, pero nunca tan bellas las lágrimas hechas gotas de lluvia me sonarón tan bellas.

Biko grande niño. :D

diegoehg dijo...

Así como a Mayte, ésto me recordó una anecdota. El día en que se murió uno de los hermanos de mi abuela, mientras lo llevabamos a enterrar, comenzó a llover. Todos terminamos hechos sopa. En el cementerio, antes de colocar la caja dentro de su tumba, uno de mis tíos dijo unas palabras y terminó diciendo esta lluvia que cayó del cielo no es lluvia, sino agua bendita que Dios mandó para bendecirte. Fue una de las frases más poéticos que he escuchado. Bueno, a ésto me recordó tu poema. Supongo que el cielo seguirá llorando por este mundo fallido.

Entradas populares